DROUOT
jueves 25 abr a : 14:00 (CEST)

VENTA COLECCIÓN SPITZER Y VARIOS - ALTA ÉPOCA - MUEBLES OBJETOS DE ARTE

Mirabaud - Mercier - 01.53.30.90.30 - Email CVV

Salle 15 - Hôtel Drouot - 9, rue Drouot 75009 Paris, Francia
Exposition des lots
mercredi 24 avril - 11:00/18:00, Salle 15 - Hôtel Drouot
jeudi 25 avril - 11:00/12:00, Salle 15 - Hôtel Drouot
Información Condiciones de venta
Live
Inscribirse en la subasta
259 Resultados

Lote 17 - JAIME (Jaume) HUGUET y su taller (Valls circa 1415-Barcelona 1492) Santa Magdalena Óleo sobre tabla de retablo, pintura al huevo sobre tabla rectangular de pino (restauraciones antiguas) 103,5 x 69 cm Grosor: 3 cm Procedencia : Colección del cirujano Henri Hartmann, Saint-Leu-la-Forêt, hasta 1951 ; Permaneció en la familia. Delante de una hornacina en forma de concha que descansa sobre columnas con capiteles y basas dorados, Santa Magdalena está colocada delante de un paño de honor que imita el terciopelo con motivos vegetales pintados en negro sobre fondo dorado. El panel ha sido cortado para eliminar los pies de la santa, que está de pie, mirando ligeramente hacia la izquierda. Está vestida con un manto rojo suelto forrado de verde, realzado con ribetes dorados en relieve, que se abre de par en par para revelar un vestido violeta de manga larga plisado en la cintura, cuyo busto está adornado con trenzas doradas en relieve. En la mano derecha lleva el frasco de ungüentos (su atributo), mientras que en la izquierda sostiene el libro sagrado y una parte de su manto. Su rostro ovalado, con la frente abierta enmarcada por una larga cabellera bífida, desprende una expresión de suave y meditabunda melancolía. Jaime Huguet nació en Valls (provincia de Tarragona) hacia 1412. A la muerte de su padre, en 1419, él y su hermano Antoni quedaron bajo la tutela de su tío, el pintor Pere Huguet. Tras un primer aprendizaje con este último, que se había instalado en Tarragona hacia 1424, Jaime continuó su formación en Barcelona, donde siguió a su tío en 1434.Entre 1434 y 1448, algunos críticos (Gudiol, Alcolea, Ainaud de Lasarte)[1] han sugerido que Jaime Huguet, ya formado como pintor, permaneció en Zaragoza, siguiendo al arzobispo Dalmau de Mur, que anteriormente había estado al frente de la diócesis de Tarragona. Poco después, su impronta estilística se encontraría en pintores aragoneses, especialmente en Martín de Soria. A falta de documentación precisa, esta estancia ha sido negada por los críticos, entre ellos Rosa Alcoy[2], que supone que el pintor estaba activo en Cataluña en esa época. Los documentos no confirman el traslado definitivo de Jaime Huguet a Barcelona hasta agosto de 1448. Allí contrajo matrimonio en 1454. Pintor reconocido, dirigió un gran taller, rodeado de ayudantes, y aceptó numerosos encargos del rey, de cofradías religiosas y de gremios comerciales de la ciudad y de la región catalana. Desde el retablo de San Vicente de Sarria hacia 1450-1460, hasta el dedicado a San Sebastián y Santa Tecla (Barcelona, catedral) documentado de 1486 a 1498[3], hay una decena de retablos, a menudo monumentales, que salieron del taller de Huguet. Nuestra Santa Magdalena fue sin duda creada en este taller, bajo la dirección de Jaime Huguet. Entre los ayudantes que trabajaron con el maestro, conocemos principalmente a la familia Vergos[4], vinculada a la familia de Jaime desde 1454 y uno de cuyos miembros, el pintor decorativo Jaume Vergos II, fue testigo en la boda de Huguet. Los dos hijos de Vergos II, Pau y Rafael, continuaron los vínculos entre las dos familias tras la muerte de Jaime Huguet en 1492. En efecto, la crítica ha señalado la presencia de uno de estos ayudantes en ciertas escenas del retablo de San Agustín (Barcelona, Museu Nacional d'Art de Catalunya) para el convento del mismo nombre de Barcelona, encargado en 1463 y terminado en 1486, del que Huguet sólo realizó la Consagración episcopal del santo y, en la predela, la Última Cena y la Subida al Calvario (Museu Marès, Barcelona) (cf. Gudiol, Alcolea, figs. 835,837,78). Jaime Vergos II es también responsable de gran parte del retablo de San Esteban de Granollers (1493-1500) (Barcelona, Museu Nacional d'art de Catalunya), que ejecutó tras la muerte de su hijo Pau en 1495 y la de Jaime Huguet en 1492. Es precisamente a este ambiente que rodea a Jaime Huguet y su taller al que varios historiadores han sugerido que se vincule esta Santa Magdalena aún inédita. Consultada entre 1987 y 1990 por su último propietario, Charles Sterling (carta del 18 de septiembre de 1987) la situaba al final de la carrera del artista, mientras que M. C. Farré i Sempera la atribuía a Jaime Vergos[5]. En este retablo aún desconocido, junto a la expresión suave y penetrante de Huguet, se detecta una ejecución más seca en la descripción de los ropajes y la ornamentación, que sugiere la mano de un colaborador. Sin duda, fue este último quien ejecutó más tarde el Viacrucis (Barcelona, MNAC n.º 24.154), tabla predela del retablo de Saint Etienne de Granollers, que reproduce la escena del mismo tema pintada por Huguet en el retablo de Saint Augustin (Barcelona, Museu Marès). Por tanto, debemos suponer que existió una colaboración entre los Vergos y Jaime Huguet, como ilustra aquí nuestra Magdalena. [1] J.Gudiol y S.Alcolea (Pintura Gótica Catalana, Barce

Valorac. 10 000 - 15 000 EUR

Lote 35 - LEFEBVRE Jean-Baptiste, atribuido a (antes de 1719-después de 1780) La visita al dentista Óleo sobre lienzo, firmado en la cartela del reloj "Lefebvre pinxit 79 x 101 cm Procedencia: Colección Cailleux en 1928. Exposiciones: La vie parisienne au XVIIIe siècle, París, museo Carnavalet, 1928, n°69; Rétrospective de la ville de Paris, París, museo de Arte Moderno, 1937; Le costume d'autrefois, París, museo Galliera, 1938, n°336; La vie familiale scènes et portraits, París, Galería Charpentier, 1944; La chirurgie dans l'art, París, museo Galliera, 1951; Des dents et des hommes, París, Couvent des Cordeliers, 1992-1993, n°97. Bibliografía: A.& P. Baron, L'art dentaire à travers la peinture, París, 1986, p. 191 ; R. King, The history of dentistry: technique and demand, Cambridge, 1997, p. 10 ; C. Hillam, Dental practice in Europe at the end of the 18th century, Ámsterdam y Nueva York, 2016, p. 39, reproducido fig. 1.1 ; R. King, The making of the dentist, c. 1650-1760, Londres, reimpresión 2017, n.º 6.2. La obra es particularmente notable por dos razones. En primer lugar, marca un cambio radical en la representación tradicional del dentista a lo largo de la historia del arte. Ya no se trata de una escena de feria o cabaret en la que el dentista o cirujano suele ser visto como un charlatán. El dentista recibe invitados en su propia casa y aparece vestido como un rico burgués, con peluca. Por otro lado, retrata con realismo un cambio importante en la práctica médica, sobre todo en la postura del dentista. Hasta entonces, al realizar una intervención quirúrgica, el dentista operaba con el paciente en el suelo, para hacer palanca. Esta representación realista de la consulta, el tratamiento minucioso de los detalles de la decoración y el vestuario, así como los rasgos personalizados de las figuras, sugieren que podría tratarse del retrato de un conocido médico de la aristocracia y la alta burguesía parisinas, como Robert Bunon, Claude Mouton, Jean-François Capperon o Louis L'Ecluse. No se conocen retratos de Jean-François Capperon (1695-1760), pero es plausible que sea el dentista representado en este cuadro, dada su edad, su estatus social y su fama: nacido en la burguesía parisina, se convirtió rápidamente en un experto dentista y fue nombrado cirujano y primer operador del rey. Luis XV le colma de favores (patentes, gratificaciones, donaciones de terrenos en París y Versalles) antes de ennoblecerle en diciembre de 1745. Además de los reyes, Capperon atendió al Delfín y a su hijo, el duque de Borgoña; vinculado a la casa de Pierre-Charles de Lorraine, fue también dentista en la Escuela Militar. El cuadro se ha atribuido en ocasiones a Nicolas Lefebvre, retratista de finales del siglo XVII y principios del XVIII. Una docena de pintores del siglo XVIII llevan también este apellido. La atribución a Jean-Baptiste parece la más razonable dada la similitud estilística entre sus obras conocidas y nuestro cuadro, como el Retrato de Marie-Thérèse Girard, de soltera Bouchardon que salió a la venta el 24 de septiembre de 2021 en París (Me Marc-Arthur Kohn), nº 29. Agradecemos a Stéphanie Guérit su ayuda en la redacción de esta noticia.

Valorac. 12 000 - 15 000 EUR

Lote 78 - Plato de loza hueca decorado a compendiario con las armas de Beat Jakob May, cuartelado, en 1 y 4 cuartelado, en a: Or dos leones enfrentados azur, en b palé azur y Or; en 2 y 3 azur un báculo Or saliendo de un monte de tres cupaux vert, coronado y enmarcado con palmas (agrietado, roto y vuelto a pegar, astillas en los bordes) Italia, siglo XVII Altura: 4,5 cm - Diámetro: 39 cm Etiqueta antigua de colección Procedencia : Colección SPITZER y, posteriormente, por vía descendente Beat Jakob May (1664-1730) fue miembro del Gran Consejo de Berna, alguacil de Locarno (1706-1708), de Mendrisio (1710-1712), gobernador de Aigle (1714-1720), alguacil de Val Maggia (1722-1724) y de Nyon (1727-1730). Durante la Segunda Guerra de Villmergen, veló por la neutralidad de los súbditos de los bailliages italianos. Las armas de 1 y 4 son las de la familia May, mientras que las de 2 y 3 significan la alianza con la familia Matthey (también del cantón de Berna), mediante el matrimonio de Beat Jakob May con Susanna Rosina Matthey, hija de Johann, bailío de Schenkenberg. Este plato es especialmente interesante, ya que ofrece otro ejemplo de la relación entre una familia de notables germánicos, en este caso de la Suiza germánica, y un taller de mayólicas de Italia. Obras consultadas: J-B. Rietstap, Armorial général, vol. II, Gouda, 1887. II, Gouda, 1887, p. 180 Wappenbuch der bernischen burgerlichen Geschlechter, Berna, 1684, f. 184 & 188 M. Bernasconi Reusser: "May, Beat Jakob", en: Diccionario Histórico Suizo (DHS), versión del 04.03.2010

Valorac. 200 - 300 EUR